sábado, 25 de septiembre de 2010

Treintaytantos

A mis treintaytantos
he aprendido a andar
cayendome de vez en cuando,
he descubierto que el levantarse
acaba siendo un vicio malo,
a mis treintaytantos
y recorrido tus colinas
tantas veces
en mi imaginacion
que andarlas en tiempo real
me ha dado pereza,
a mis treintaytantos
siento que ha llegado el momento
de dejar de sentar cabeza,
la muerte aun no esta cerca
pero ya no gatea sino camina
pronto correra
y despues de mis treintaytantos
habre perdido ya velocidad.
A mis treintaytantos
puedo tener dos o tres secretos
que me fume en una cancion
y yo me ria de mi cuento,
a mis treintaytantos
puede que te extrañe
de vez en cuando,
aun quedan las ganas intactas
de aprender a explotar
mas faltan los pretextos,
y es que esto del follar
se va haciendo complejo.
A mis treintaytantos
me sueño chaval
y me despierto entrecano.
A mis treintaytantos
ya no preciso saber
lo que vale la vida
y saber que no me alcanza
para comprar un eden
o al menos pagar la fianza.
A mis treintaytantos
decir mentiras
que se han vuelto verdad
resulta tan evidente
que es preferible callar
para no terminar
con un karma decadente.
A mis treintaytantos
es preciso terminar
porque la cabeza ya no da
para escribir tanto.

1 comentario:

  1. En una balanza, tus treintaytantos no tienen mal perder....

    Besos.

    ResponderEliminar