lunes, 14 de junio de 2010

Cazando

Jugando en el bosque
te encuentro,
persiguiendo gotas de agua
que revelan
ese sutil secreto
que guardan los arboles
cuando la lluvia les besa
con un destello.
Te observo,
te mido,
cada movimiento
lo memorizo
para adivinarte.
te olfateo,
te voy cercando
sin que lo notes,
bebes un poco
de ese rio
que nade del manantial,
de pronto,
intuyes algo,
tus nervios se tensan,
los mios estan listos,
te disfrutan,
mi mirada te recorre,
una lujuriosa caricia
del cazador a la presa,
te respiro,
no existe nada mas,
quiero tu calidez
empapandome las garras,
dos pasos y brinco,
no te doy tiempo de nada,
no hay suplicas,
no hay lamentos,
el viento ha sido mi complice,
y yaces en mis adentros,
alimento sagrado,
deliciosa presa,
no ha sido mi destreza,
simplemente ha sido
el hambre que he sentido
al contemplarte.
Jugando en el bosque te encuentro,
abro los ojos y entiendo
que me llevas a un pasado
que rara vez recuerdo,
donde tu eras presa,
donde yo estaba al acecho,
ahora te intuyo
con esa mirada
que refleja tu talento,
no podre escapar de esos labios,
tu complice es el viento,
dos pasos y saltas,
no hay agarras,
solo me devoras con tu sexo,
no existe culpas
ni lamentos,
solo el destino
y nuestras ganas,
solo mis deseos
y tus sentimientos.

3 comentarios:

  1. es hermoso, hermoso...
    jugar en el bosque, entre hadas y elfos, con la luna como única luz.
    :)

    ResponderEliminar